Cremas anestésicas

Es muy frecuente que para disminuir el “dolor” de las sesiones de fotodepilación las pacientes se autoprescriban una crema anestésica, la más conocida es EMLA. Se ha comprobado que su uso excesivo puede provocar repercusiones en la salud.

La crema EMLA es un anestésico tópico que requiere receta médica y se utiliza para disminuir el dolor de procedimientos cutáneos. Si la dosis es la recomendada, los efectos adversos son mínimos y se limitan a reacciones locales de piel como palidez o enrojecimiento cutáneo. La dosis recomendada en adultos es de 1-2 gramos aplicados una hora antes de intervenciones dermatológicas. Sin embargo, en otros procedimientos, como la depilación láser, la dosis máxima recomendada son 60 gramos y el área tratada máxima es de 600m2 durante un mínimo de una hora (Farm Hosp. 2013;37(6):558-561).

Algunos pacientes se han autoadministrado una capa gruesa que después se cubren con un apósito para incrementar la absorción del producto a través de la piel, lo que favorece a provocar la metahemoglobinemia. De esta forma, la piel y las mucosas pueden adquirir un tono azulado y la persona afectada comienza a sufrir ansiedad, irritabilidad, aumento del ritmo cardíaco, dificultad para respirar, confusión y crisis convulsivas.

Según un estudio reciente publicado en Farm Hosp. 2013;37(6):558-561,sobre un caso de sobredosificación de EMLA, la metahemoglobinemia es una reacción adversa conocida tras la aplicación de EMLA, pero rara (<1/1000), descrita mayoritariamente en niños con dermatitits atópica o molusco contagioso. La metahemoglobinemia se produce por la oxidación del ión ferroso a ión férrico dentro de la molécula de hemoglobina, alterando la capacidad para transportar oxígeno. Es decir, se produce cuando los glóbulos rojos pierden su capacidad de transportar adecuadamente el oxígeno hasta los tejidos.

Ya en 2012 se notificaron al Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano varios casos de metahemoglobinemia en pacientes que se aplicaron crema ‘EMLA’ sobre superficies extensas de la piel y más de la mayoría utilizaron el producto antes de una sesión de fotodepilación. (fuente: Europress, 6/12).

Des de Ellipse recomendamos evitar en la medida de lo posible el uso de EMLA u otros anestésicos locales similares. La tolerancia al dolor es muy variable de una persona a otra, pero los tratamientos de fotodepilación son fácilmente asumibles. Si hay pacientes con el umbral de dolor muy bajo o con dificultad de aguantar el dolor momentáneo del disparo en tratamientos en zonas especialmente dolorosas como la barba o zonas púbicas, se puede plantear el uso de EMLA, Lamdalina o similares. Siempre bajo receta médica y su uso responsable, pero el 95% de los pacientes Ellipse toleran el tratamiento sin ninguna crema anestésica. Sin embargo, tener en cuenta que la respuesta del paciente estará alterada y que ésta es un indicador del éxito del tratamiento.

Otros posts que le pueden interesar:

– Gel Ellipse
– Seguridad ocular

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s